HISTORIA DE CHIPIONA



Probablemente a causa de su situación geográfica (en la costa) han sido numerosas las civilizaciones que han dejado su huella en esta localidad: fenicios, griegos, cartagineses y romanos.

La civilización romana es sin duda la que más ha influido en la historia de la localidad, a la que debe su denominación, ya que en el 140 A.C. y a instancias del cónsul Quinto Servilius Caepión se construyó en esta zona el faro conocido como Caepionis Turris y de donde tradicionalmente se ha pensado que podría derivar el nombre de Chipiona.

En el siglo V cae en poder de los Godos y a partir del año 711, con la conquista musulmana llega una etapa de la que no se conocen muchos datos de la zona.

Chipiona fue conquistada en 1.251 por Fernando III, “El Santo”, y reconquistada definitivamente por Alfonso X “El Sabio”, el cual conquista y repuebla Cádiz en 1.262 y se comienza a construir sobre mezquitas o edificios árabes, iglesias o templos catedralicios, destruyendo a su vez los primeros y utilizando sus muros o pilares de soporte para los nuevos edificios.

El primer señor de Chipiona fue D. Alonso Pérez de Guzmán, “El Bueno”. Guzmán vivió durante el reinado de Sancho IV y del de su hijo Fernando IV. Al casar una de sus hijas, Isabel Pérez de Guzmán con el Conde de Arcos, llevó Rota y Chipiona como dote pasando la villa de Chipiona a la familia Ponce de León.

El día primero de noviembre de 1755 fue inundada la villa por el agua del mar a causa del famoso terremoto de Lisboa que se dejo sentir en gran parte de la costa atlántica.

A finales del siglo XIX y principios del XX coinciden en esta localidad dos personajes de indiscutible importancia: el padre Lerchundi y el doctor Tolosa Latour. El franciscano fundó en Chipiona una escuela de misioneros para el norte de África y puso en marcha el proyecto del nuevo templo en Regla. El científico eligió Chipiona como emplazamiento para levantar el primer Sanatorio Marítimo de España, el Sanatorio de Santa Clara (ver personajes ilustres).